Nariño tiene un encanto peculiar, por su ubicación en la región Andina y en la ramificación de la gran cordillera de los Andes, es una tierra rodeada de volcanes y que además posee una amplia zona en la llanura costera del Pacífico. Todas estas condiciones ofrecen diversos paisajes y climas como playas tropicales y exóticas, valles cálidos y verdes, frías mesetas, páramos de niebla y nevados.

El gran encanto de la tierra nariñense, también está en los acentos y rostros de su gente, los habitantes de la zona montañosa de Nariño, guardan su herencia indígena, las creencias, los hábitos y costumbres; en los altiplanos se asientan centros urbanos con una moderna infraestructura que se combina con vestigios republicanos y coloniales, los afrocolombianos que habitan al borde la costa le ponen a su vida la música de la marimba y los cantos tradicionales de este pacífico sur que ya no son un lenguaje lejano, sino una expresión propia que los llena de ritmos.

Ir al contenido