El Gobernador de Nariño, Jhon Rojas, visitó El Charco, costa pacífica de Nariño, para atender la crisis humanitaria que viven los habitantes de este municipio, quienes en este momento carecen de alimentos, agua potable y combustible, a raíz de un cese de actividades que impide el normal funcionamiento del comercio y la provisión de estos elementos.

El Gobernador indicó que en este momento es apremiante atender la crisis humanitaria en esta zona y aseguró que desde la institucionalidad se buscarán los mecanismos para que en los próximos días se lleve alimento y combustible a esta población. Además, manifestó que es prioritario buscar que los estudiantes vuelvan a las aulas, puesto que en el momento no hay actividades escolares.

En el Consejo Extraordinario de Seguridad cumplido en este municipio se acordó que se hará una reubicación de las tropas de la Armada Nacional, presentes en la zona y posteriormente se instalará una mesa de diálogo para atender las peticiones de la comunidad. El Comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Hércules, General Jaime Alfonso Galindo, manifestó que las unidades militares adscritas a la Fuerza de Tarea Hércules, se reubicarán y contribuirán a la gestión de ayuda humanitaria para esta población.

Este espacio contó con la presencia del Procurador Regional, Francisco Zarama, el Defensor del Pueblo en Tumaco, Luis Jaramillo, el Comandante de la Fuerza de Tarea Hércules, General Jaime Alonso Galindo, el Comandante de Policía Nariño, Coronel Edwin Rojas, el Alcalde encargado de este municipio, José Denis Obregón, la Personería Municipal de El Charco y delegados de la comunidad y comerciante.

El Gobernador de Nariño, reitero qué es necesario atender de forma integral las necesidades de esta comunidad y manifestó, además, que desde el Gobierno Departamental y en consenso con las comunidades se seguirán planteando programas de sustitución voluntaria de los cultivos de uso ilícito, puesto que es la presencia del narcotráfico en Nariño el factor que desencadena la crisis humanitaria, la violencia y el desarraigo de las comunidades.

¡Mi Nariño, en defensa de lo nuestro!

Ir al contenido